';
side-area-logo

El amor convierte las casas en hogares

El amor convierte las casas en hogares

Roberto y Palmira comenzaron su andadura juntos hace 7 años, cuando apenas eran dos jovencitos recién salidos de la Universidad. Podemos contar su relación haciendo un repaso por las viviendas en las que han vivido: comenzaron en un minipiso de apenas 40m2, enano hasta para dos personas, pero fue su primer hogar juntos.

Unos años más tarde, su situación laboral les llevó a mudarse de ciudad, una casa nueva, más grande, moderna, pero no suya. Algo cambia con el paso de los años, su necesidad de hacer más grande su familia les mueve a, al fin, comprar su primera vivienda. Tenía que tener terreno ajardinado para que Boo, su mascota, pudiera pasear tranquilamente. Y llegó el día, por fin tenían las llaves de su chalet en las afueras.

Pero… ahora, años más tarde, descubren las casas pasivas.

Desconocían el término, pero un vecino les habló acerca de su casa; una casa pasiva, que desde hace unos años, le ha ayudado a ahorrar en energía.

Su casa ya era un desastre, le hacía falta un arreglo por aquí y una capa de pintura por allá, así que se planteaban una reforma a lo grande, así que ¿por qué no convertir su hogar en una casa pasiva? Quizá era esta la última casa de su vida.

Las casas pasivas cuidan la salud de las personas que la habitan y cuidan también su bolsillo, ya que disminuyen el ahorro energético hasta alcanzar un nivel de gasto casi nulo. La calidad de vida, sin duda, sería muchísimo mayor que en su casa, llena de humedades y de fugas de calor y frío.

La pareja se puso manos a la obra y acudieron a DICAM, pero su gran duda eran los costes. Rehabilitar su casa, y convertirla en una casa pasiva supondría un gran coste, ¿no? Pues bien, no. Rehabilitar su vivienda y convertirla en un lugar estanco, libre de fugas, cálido en invierno, fresco en verano, libre de humedades, de ácaros, de microbios y con unos sistemas pioneros en la construcción, solo cuesta un 16% más de lo que cuesta una rehabilitación normal. ¿Qué supone eso si invertimos en una gran construcción que supone tantas mejoras en ahorro energético, en salud y en confort y comodidad?

Rehabilita tu vivienda y conviértela en tu hogar, un hogar pasivo que hará tu vida y la de tu familia, mucho más fácil.

DICAM Group

 

 

 

Comments
Dicam Group