';
side-area-logo

Guía de uso de una Passive House

Guía de uso de una Passive House
El término Passive House se va abriendo camino en nuestra sociedad, y con su descubrimiento salen a la luz cuestiones que para la población general son desconocidas. Mitos que todavía están por descubrir. Estate atento porque próximamente hablaremos de los mitos y verdades de las Passive House en nuestro blog.

Pero ¿qué es una Passive House? ¿Cómo funciona? En este post te lo explicamos.

Las casas pasivas son construcciones creadas a partir de materiales y empleando técnicas de Bioconstrucción. Gracias a estas técnicas, las casas pasivas logran una eficiencia energética mucho superior a la de las construcciones tradicionales.
Comúnmente, en el mundo Passive se dice que una Passive House funciona como un termo.

1. Conserva el calor en su interior.

En una passive house hay que “introducir” el calor. Existen dos formas de introducir el calor; mediante la actividad humana o mediante la captación solar a través de las ventanas.

2. Es un termo con ventanas para captar la energía del sol.

Hay que orientarlas de modo que la captación sea la mayor posible en invierno y la menor en verano. Así como evitar los obstáculos que reduzcan las incidencias del sol.

3. Es un termo sin discontinuidades.

Es decir, no tienen balcones que atraviesen la fachada del edificio con tal de evitar una pérdida de energía.

4. Es un termo sin agujeros.

La estanqueidad es muy elevada para evitar infiltraciones de aire frio o fugas de aire caliente. En las passive house se ensaya la estanqueidad una vez ejecutada la obra. El nivel de estanqueidad tiene que ser tal que la superficie de perforaciones no permita que el aire interior salga en su totalidad. ¿Quieres saber cómo ensayamos la estanqueidad de una casa pasiva? Lee nuestro post del test BlowerDoor.

5. Es un termo de paredes muy gruesas.

En una passive house se tiene que cumplir la llamada “regla del rotulador” hay que poder recorrer todo el perímetro del edificio en planta y sección con un rotulador del grosor del aislamiento sin levantarlo del papel.

6. Una Passive House tiene un pulmón. No es necesario abrir para ventilar.

En una passive house hay un sistema de ventilación que renueva continuamente el aire interior garantizando así la higiene. Aunque de igual forma se pueden abrir sus ventanas sin ningún problema. Este es uno de los falsos mitos que descubriremos próximamente.

7. El pulmón de una Passive House tiene un “recuperador”.

El aire viciado que extraemos de una passive house tiene una energía que no se debe desaprovechar. En el recuperador de calor el aire que extraemos se cruza con el aire frio que introducimos (sin mezclarse) y le cede parte de su energía. De esta manera el aire frío que hemos captado del exterior entra precalentado.

8. Una Passive House no tiene “paredes frías”.

Una pared mal aislada se convierte en un emisor de frio. Pese a que la temperatura del aire sea la de confort podemos sentir des confort por la irradiación de frio que se produce desde las fachadas y vidrios de las ventanas. Este efecto no se produce en una passive house porque las paredes no bajan de una temperatura que evita ese efecto.

9. En las Passive House se traslada la reducción de los impactos sobre el medio ambiente, al mobiliario.

El mobiliario que introducimos en las casas pasivas está fabricado con materiales naturales, reciclados o reciclables.

10. El bajo consumo se traslada también a la iluminación y a los electrodomésticos.

Introducimos electrodomésticos e iluminación de alta eficiencia energética.

¿Quieres saber más acerca de las casas pasivas? No te pierdas nuestros próximos posts. Ponte en contacto con nosotros si tienes una consulta.

Dicam Group

Leave a reply