';
side-area-logo

Mitos y verdades de las casas pasivas

Mitos y verdades de las casas pasivas
En el post del día de hoy vamos a descifrar los mitos y las verdades que se esconden detrás de las Casas Pasivas. El término Passive House es todavía un desconocido en nuestro país, y quizá las personas que lo conocen tienen ideas preconcebidas erróneas sobre esta nueva forma de construcción.

A nivel europeo, las casas pasivas están a la orden del día. Cada vez son más personas las que optan por una vivienda de estas características. Es por ello que, cada día podemos escuchar más mitos y afirmaciones erróneas sobre ellas. ¡Estamos seguros de que algunas de ellas te sorprenderán!

1. Las casas pasivas y Passive House son exactamente lo mismo. (FALSO)

Estos dos conceptos son similares y en muchas ocasiones se dan a la vez, pero no quieren decir exactamente lo mismo. Las casas pasivas hacen referencia a viviendas que ahorran energía y son menos contaminantes gracias a su sistema de construcción que tiene en cuenta unos criterios de aislamiento, orientación y selección de materiales. Todo esto permite ahorrar energía.
En cambio, el término Passive House no hace referencia a un tipo de vivienda sino a un certificado. Este certificado fue creado en Alemania y verifica que una vivienda cumple con los requisitos para conseguir el esperado ahorro energético. Una vivienda puede ser pasiva y no haber obtenido el certificado Passive House, por lo tanto, estos términos no significan lo mismo.

2. Una vivienda con certificado Passive House puede ahorrar hasta el 75% de energía respecto a una vivienda tradicional. (VERDAD)

Sí, es cierto. Las casas pasivas pueden reducir hasta un 75% las necesidades de calefacción y refrigeración. Así que podemos desmontar otro mito: las casas pasivas sí pueden llegar a necesitar energía suplementaria, pero muy poca. Esta energía se cubre fácilmente con energías renovables, por lo que son construcciones con un coste energético muy bajo, algo positivo para el propietario… ¡y también para el planeta!

3. Las viviendas con certificado Passive House pueden ventilarse sin necesidad de abrir las ventanas. (VERDAD)

Como ya hemos explicado en otros posts como, por ejemplo, en el que dedicamos a las alergias, las casas pasivas utilizan un sistema de ventilación mecánica que está constantemente renovando el aire interior de la vivienda. Además, este sistema también cuenta con “recuperación del calor”. Esto quiere decir, por ejemplo, que en invierno el aire que entra del exterior a 0º, al cruzarse con el del interior de la vivienda a 22º cruza la energía transformando los 0º en unos 18º, sin necesidad de usar ningún tipo de calefacción.
Esta afirmación no quiere decir que en una casa pasiva no se puedan abrir las ventanas, como veremos más adelante.

4. Las casas pasivas son mucho más caras que las viviendas convencionales. (FALSO)

Cuando hablamos de casas pasivas, la primera tendencia es pensar que la construcción va a ser carísima. En general, casi todo el mundo asume que una casa pasiva cuesta más. Mucha gente no llega a informarse sobre ellas, pensando que este tipo de viviendas son un lujo que poca gente puede permitirse.

Pero la verdad es contraria a la intuición. Las paredes y ventanas de la casa pasiva cuestan más, debido al aislamiento. Por lo contrario, los sistemas de calefacción de una casa pasiva cuestan menos. Por lo que en general, la construcción de casas pasivas cuesta tan sólo un 12% más si es de obra nueva o un 16% más si se trata de una rehabilitación. En estos porcentajes incluimos:
• Carpintería nueva
• Capa estanca
• Sistema
• Aislamiento

Una vez la vivienda ya está finalizada, requerirá un promedio de un 75% menos de energía en calefacción y refrigeración que los edificios tradicionales. El ahorro en energía comienza el primer año y crece a medida que aumentan los precios de las energías tradicionales. Podemos decir que una casa pasiva es una propuesta en cuanto a estudio de mejoras, ahorro energético, beneficio en salud y en confort y también una revalorización de la vivienda con el paso de los años.

5. En una vivenda Passive House no se pueden abrir las ventanas. (FALSO)

Por último, aquí tenemos una de las afirmaciones más escuchadas y la cual hay que remarcar: en una casa pasiva, las ventanas SÍ se pueden abrir. El aislamiento de una casa pasiva es de una gran calidad y aporta un confort jamás obtenido en una vivienda tradicional, pero es falso que no se puedan abrir las ventanas. Para que una casa pasiva obtenga un certificado Passive House es requisito imprescindible y fundamental que las ventanas se puedan abrir.

Esperamos que este post te haya servido para despejar las grandes dudas que envuelven a las Casas Pasivas. Para cualquier consulta puedes ponerte en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderte.

 

Equipo DICAM

En Dicam llevamos más de 25 años en la construcción y rehabilitación de edificios domésticos. Somos una empresa familiar que está en constante crecimiento y nuestro deseo profesional consiste en contribuir a la promoción de los valores humanos aplicados a la vivienda.

Leave a reply